Hola amigos, si han llegado a este post en busca de soluciones lamento decepcionarlos. La idea es contarles un poco mi experiencia y entre todos discutir el tema …

Por estos días ando evaluando una serie de plataformas de programación que incluyan Pensamiento Computacional y que en la medida de lo posible agreguen las 4 Cs de la educación del Siglo XXI (pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad).

Confieso que me he puesto un tanto quisquilloso en algunos detalles que a mi criterio son deseables a la hora de seleccionar una buena plataforma:

– Intefaz amigable
– Aprendizaje lúdico y gradual
– Planificación con objetivos a la vista de lo que implica cada lección o capítulo
– Recorrido que incluya temás básicos como Controles, Operadores, Objetos, Estructuras Lógicas, Variables, etc
– Control de los contenidos por parte del docente (El docente a cargo debe saber que es lo que ha hecho el alumno en la plataforma y agregar o quitar desafíos de acuerdo al grado de progreso del alumno)
– Posibilidad de trabajo colaborativo
– Sistema de recompensas (puntos, medallas, etc) que pemitan personalizar el usuario, comprar accesorios o cosas similares.
– Posibilidad de crear contenido adicional a medida

Ya han pasado por mis manos unas cuantas. Y con el paso del tiempo y las plataformas confieso en que he bajado un poco la vara. Muchas de ellas se han vuelto repetitivas, e incluso los ejercicios son muy similares. Más allá de que he encontrado algunas interesantes, me he dado cuenta de que hay un detalle que debería ser innegociable y es que la plataforma tenga su propio modo creativo.

No me alcanza con que el alumno culmine lección por lección si luego no puedo ver que es lo que hace con lo aprendido.

Es cierto que lo ideal sería tener sobretodo en edades escolares una plataforma basada en Scratch en donde el alumno aprende y luego pueda en el Entorno de Programación demostrar su conocimiento. Pero si no logramos eso tenemos que intentar que el proceso de transición entre la plataforma y el entorno de programación que queremos utilizar sea lo más amigable posible. Es ahí donde el Pensamiento Computacional debe jugar su rol. La pregunta “¿Cómo se hace esto acá?” es una pregunta que los programadores nos hacemos cuando migramos a un lenguaje diferente al que estamos acostumbrados a trabajar y es algo que tendría que surgir al poco tiempo en el alumno.

Lo que se aprende en la plataforma tiene que ser la base para luego trabajar en Scratch (o en Python, en Tynker, en JS o en lo que quieran). Cuantas más similitudes encuentre el alumno mejor, o al menos eso es lo ideal al comienzo.

En resumen, cuanto menos distante sea el camino entre lo que el niño aprende en un plataforma y lo que esperamos que cree en un entorno de programación abierto, más cerca estaremos del éxito.

Ya no busco la plataforma mágica que me resuelva el trabajo. Busco una buena plataforma y que en materia de programación ayude al alumno a dar sus primeros pasos.  Ahora trabajo pensando en como hacer para formar al docente y que este sea capaz de guiar la transición, de transformar esos primeros pasos en un recorrido. No importa la tecnología que agregue, la clave siempre está en el docente.